REFLEXIÓN PARA EL DÍA DEL PADRE

loading...

REFLEXIÓN PARA EL DÍA DEL PADRE

Relataba un hombre todavía joven:

Quise darle a mis hijos lo que yo nunca tuve, entonces comencé a trabajar catorce horas diarias.
No había para mí, sábados ni domingo; consideraba que tomar vacaciones era locura o sacrilegio.
Trabajaba día y noche y mi único fin era el dinero, no me paraba en nada para conseguirlo…
¡Quería darle a mis hijos lo que yo nunca tuve!
Lo interrumpió alguien:

– ¿ Y lograste lo que te propusiste?
– ¡ Claro que sí !… Contestó el hombre.

Yo nunca tuve un padre agobiado, hosco, siempre de mal humor, preocupado, lleno de angustias y ansiedades, sin tiempo para besarme, acariciarme y jugar conmigo o darme un consejo cuando más lo necesitaba.

… Ese es el padre que yo les dí a mis hijos…
¡Ahora ellos tienen lo que yo nunca tuve!

REFLEXIÓN PARA EL DÍA DEL PADRE

loading...

DEJA UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *