loading...

La envidia es perjudicial para la salud

La envidia es perjudicial para la salud

La palabra envidia proviene del latín invidere y su significado es “poner la mirada sobre algo”. Generalmente la padecen personas muy ambiciosas o personas que tienen un gran complejo de inferioridad, y les provoca rabia y amargura cuando a los demás les suceden cosas buenas.

Los efectos negativos que produce la envidia en nuestra salud son muy variados, pero vamos a centrarnos en los más importantes.

Hace daño a tus seres queridos

Una persona envidiosa siempre trata de ser el centro de atención, por lo que tratará de dar una imagen de víctima quejándose de su situación, exagerando aspectos negativos de su vida o incluso llegando a la mentira.

loading...

Esta situación afecta a todas y cada una de las personas cercanas, ya que poco a poco irán sintiendo esos sentimientos negativos, y tarde o temprano se darán cuenta de que el problema realmente no está en los demás, sino en la persona envidiosa.

En la mayoría de los casos se termina por adoptar una actitud de indiferencia o incluso hostil, aislando aún más a la persona envidiosa.

Es un círculo vicioso que te atrapa

Sin darse cuenta, las personas que comienzan a tener envidia de otros, van entrando en un círculo vicioso que va creciendo cada vez más y más, hasta que se encuentran en un estado en el que se alegran de las cosas malas que suceden a los demás, mientras que la felicidad ajena les genera un gran malestar.

Cuando las personas envidiosas se encuentran ya dentro del círculo vicioso, viven la vida de forma amarga y atraen la mala suerte y las desdichas.

Efectos en la salud

La envidia genera dolencias y malestares físicos, provocados en su mayoría por sentimientos negativos. Los más destacados son la ansiedad, trastornos del sueño, falta de apetito, estreñimiento, mala circulación, frustración y cansancio.

La envidia es perjudicial para la salud

Efectos en la vida cotidiana

La persona envidiosa siempre está deseando lo de los demás, se fija y persigue tener los mismos objetos que los demás, las mismas experiencias e incluso la misma vida que los demás.

El envidioso tiene la convicción de que todo lo bueno que les sucede a los demás es por favorecimiento de alguien, una trampa que se ha hecho o por un golpe de suerte. Nunca cree que lo que tienen los demás sea porque se lo merezcan.

Cuando logra tener algo que ha estado envidiando durante tiempo, ya no le parece satisfactorio o suficiente, al contrario, siempre desea algo más. Nunca se está satisfecho con lo que se tiene u obtiene.

No existe el progreso

La envidia no te deja progresar. Cuando se es preso de esta lacra y se vive pendiente siempre de la vida de los demás, se descuida la vida propia, por lo cual, la persona envidiosa obtendrá malas calificaciones en sus estudios, se estancará seguramente en un trabajo que no sea de su agrado y no será feliz con su pareja.

Siendo negativos y sin cambiar de actitud, estas personas disimulan su gran inseguridad con una actitud negativa, sin afrontar los problemas y acusando a los demás de su mala situación, excusándose eludiendo cualquier responsabilidad.

La envidia es perjudicial para la salud

Share on Facebook99Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someone
loading...

También te puede interesar

DEJA UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *